RD, una cumbre para analizar problema diaspora latinoamerica

Post Reply
Pedro Cuevas

RD, una cumbre para analizar problema diaspora latinoamerica

Post by Pedro Cuevas » Fri Oct 07, 2005 10:33 am

Cumbre
Líderes debatirán problemas diáspora 25 millones latinoamericanos
El fenómeno migratorio latinoamericano se ve además favorecido por el aumento de la demanda de mano de obra en los países desarrollados cuyas tendencias demográficas y el consiguiente envejecimiento

Por EFE / elcaribecdn.com
Viernes 7 de octubre del 2005 actualizado a las 10:29 AM


REDACCION CENTRAL .- La diáspora latinoamericana supera los 25 millones de personas, cuyas remesas son vitales para la economía de sus países, pero también es un arma de doble filo por la fuga de trabajadores cualificados y los dramas familiares que conlleva.

La XV Cumbre Iberoamericana, que se celebrará el 14 y 15 de octubre en Salamanca, dedicará un amplio debate, introducido por el presidente mexicano, Vicente Fox, a los problemas derivados de la emigración y estudiará un proyecto para
reducir el coste de envío de las remesas y que éstas reviertan en el desarrollo.

Los giros de dinero de esos trabajadores a América Latina y el Caribe (ALC) superaron el año pasado los 45.000 millones de dólares (38.000 millones en 2003) y convirtieron a la región en el mercado de remesas más grande del mundo, según datos ofrecidos a EFE por el Secretario General de las Cumbres Iberoamericanas, Enrique Iglesias.

Esa cifra es mayor que la suma de Inversión Extranjera Directa (IED) y la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) que reciben.

A la cabeza de los flujos de entrada de divisas procedentes de los emigrantes figura México con 16.613 millones de dólares el pasado año, seguido por Brasil (5.624), Colombia (3.857) y Guatemala (2.681), pero el crecimiento se extendió por toda Latinoamérica.

Cerca de un 75 por ciento del total de las remesas a ALC procedía de Estados Unidos (34.000 millones de dólares) y un 12 por ciento de Europa. Otros flujos llegaron desde Japón y Canadá.


nEn los últimos años, Europa aumentó su importancia como destino para la emigración latinoamericana, por razones culturales o de idioma, pero también por el crecimiento económico de algunos países del viejo continente, como España o Italia, que ha significado más oportunidades de trabajo para estos colectivos.

La salida masiva de emigrantes latinoamericanos en la última década lleva el sello de la pobreza, elevadas tasas de desempleo, bajos salarios y carencia de redes sanitarias y sociales, en contraste con el éxodo político de los años 70 y 80 donde las dictaduras eran la norma imperante, sobre todo en el Cono Sur.

El fenómeno migratorio latinoamericano se ve además favorecido por el aumento de la demanda de mano de obra en los países desarrollados cuyas tendencias demográficas y el consiguiente envejecimiento de la población hace que muchas naciones dependan en algunos sectores de trabajadores extranjeros, asegura la Oficina regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

r
Se trata de mano de obra barata que se emplea sobre todo en el servicio doméstico, construcción, agricultura o la hostelería, donde los latinoamericanos son cada vez más numerosos.

Los flujos de dinero que mueven los emigrantes suponen un salvavidas para muchas familias y un balón de oxígeno en algunos países comparable a sus primeros rublos de exportación.

Para Guatemala, El Salvador u Honduras las remesas son el principal capítulo de entrada de divisas, y en México, Ecuador o Colombia suponen el segundo tras el petróleo.

Pero las familias separadas por la emigración son numerosas y niños y adolescentes no son educados por sus padres, lo que acarrea otros problemas sociales.

Además, trabajadores cualificados como médicos o ingenieros o que han aprendido un oficio ahora están fuera y la situación a medio plazo hipoteca el desarrollo en sus países, advierten analistas de la región.

En los países receptores, como España, preocupa la continua llegada de inmigrantes clan
destinos, a pesar de que en los últimos diez años se han realizado varios procesos de regularización.

En mayo de este año, el gobierno español puso en marcha una legalización extraordinaria de trabajadores extranjeros, que registró casi 700.000 demandas, lo que el Ministerio de Trabajo cifró en un 80 por ciento de clandestinos.

Entre los candidatos a la regularización en España, los más numerosos fueron los ecuatorianos (20,33 por ciento).

Más de un diez por ciento de la población ecuatoriana ha abandonado su país a raíz de la grave crisis económica que estalló en 1999.
Según el Ministerio del Interior, el número de inmigrantes latinoamericanos en España se ha multiplicado por más de cinco de 1995 a 2005.

Italia regularizó igualmente a unos 700.000 trabajadores en 2003.

Ambos procesos de regularización de inmigrantes ilegales han sido criticados por algunos países europeos, como Francia, por temor a un "efecto llamada". EFE

Post Reply